20050219

Un globo de helio en el cielo

Un vendedor de globos de helio se ve rodeado repentinamente de niños deseosos de comprarle uno. Mientras lo veo, recuerdo cuando yo también era uno de esos niños. No sé por qué uno siempre quería tener uno de estos globos, supongo que porque flotan en el aire; pero si te pones a ver, ¿qué tiene de divertido sostener un globo de helio en la mano al cabo de cinco minutos?

Recuerdo que imaginaba que si compraba muchos de estos globos yo podría volar también, pero eso nunca pasó. Recuerdo además que cada vez que llevaba uno para mi casa hacia todo lo posible por evitar que se le escapara el gas que lo hacia flotar, pero nunca lo logré. Lo que sí lograba más a menudo de lo que hubiese querido, era verlos desaparecer en el cielo luego de que se me soltaban de las manos. ¿Adónde iban esos globos? La inocencia infantil me hacía creer que las esferas de goma podían vencer a la atmósfera y llegar al espacio exterior, y que tal vez todas llegaban a la luna o a algún planeta fantástico repleto de todos los globos que alguna vez se escaparon de las manos de los niños en La Tierra.

Mientras rememoro todo esto me doy cuenta de que extraño ser un niño, y es irónico, porque cuando eres un niño lo que quieres es crecer y ser tratado como un adulto. Tanto esforzarse por crecer antes de tiempo para que cuando por fin lo lograste, desees ser un niño de nuevo. ¿A quién no le gustaría que su mayor problema fuese evitar que se escape el gas dentro de un globo o averiguar si existe un planeta lleno de estos? Todo esto me pone a pensar que probablemente dentro de 20 años estaré deseando tener 23 de nuevo, y que ese es el destino de todo ser humano: nunca disfrutar del momento que se vive por estar sumergido en el pasado o en el futuro.

A uno de los niños que veo jugar con su globo de helio se le escapó este de las manos. Y veo como contempla a su antiguo globo elevarse hasta que su imagen se desvanece entre el azul del cielo. ¿Estará viendo desvanecerse también a un poco de su inocencia? Si pudiera darle un consejo sería este: ¡disfruta el momento!.


Canción recomendada de la semana: Feeder - Helium
Película recomendada de la semana: Goodbye Lenin


- ¡Qué disfruten sobrevivir una semana más... y del momento!

-H.G.

8 comentarios:

Bluemistress dijo...

Me encantó eso que escribiste... Me llegó al corazon. Excelente :$

Anónimo dijo...

Está lindísimo lo que escribiste, y es totalmente cierto,pasamos casi todo el tiempo pensando en o que hicimos o en lo que vamos a hacer y nunca en lo que estamos haciendo, lo que hace que no disfrutemos los buenos momentos y solo los recordemos. Está excelente, yo también quiero volver a mi niñez.

Débora Dora dijo...

Sin importar todas las veces que dejé ir uno de mis globos de helio, hoy sé que me hicieron inmensamente feliz (aunque fuera tan sólo por 5 minutos). Sé que como yo, debes haber visto alejarse mil globos de colores,de ilusiones, de personas, de recuerdos, pero el de tus 23 años es el único que tienes ahora en tus manos. ¡No lo dejes ir! No al menos sin estar seguro de que en un par de años podrás mirar de nuevo atrás y saber que te hizo inmensamente feliz (aunque fuera tan sólo por 5 minutos).
Canción recomendada: Return to Innocence - Enigma

*(InTensE sTar)* dijo...

hola me gusto tu teoria de el globo muy interesante y original... te dejo mi blog para que lo cheques okay?
www.intensedarkstar.blogspot.com
my nombre es Reyna soy de california! hola!

Aylen dijo...

Me ha gustado sobre todo cuando dices: "y que ese es el destino de todo ser humano: nunca disfrutar del momento que se vive por estar sumergido en el pasado o en el futuro"
Tienes razón, deberíamos disfrutar más del momento.

ForgottenThread dijo...

Mi amigo H.G. se quejó de que no escribo nunca un comentario en sus blogs, así que aquí va:

"Congrats!" jajaja.

Creo que con las historias que he leído hasta ahora, tienes el material para arrancar con tu propia recopilación de cuentos.

Solo acuerdate de tus amigos cuando seas el próximo JI from New Hampshire.

Zalucita dijo...

Carpe Diem. =)
Tal vez ese es uno de los motivos de que la mayoría de la gente tiene miedo a la muerte o a la muerte de gente querida. No aprovechamos como hubieramos querido a la gente apreciada, ni valoramos la vida, ni descubrimos todo el mar que esconde el ser humano... en fin, no vivimos como queremos.
Un muy lindo relato Horacio, yo recuerdo que los globos me daban bastante miedo, pero hoy me gustan, y me gusta imaginar todas esas cosas que no pensé cuando era pequeña.
Un beso grandote.
P.D: sí! la de los seudónimos! :)

Ivana Carina dijo...

Me encantó!!
Gracias por mencionarlo cuando me fuiste a visitar!!!
Un beso H! ♥