20080823

Bajo los manteles

Pocas cosas son tan divertidas para un niño como asistir a la recepción de una boda. El ambiente festivo y alegre de los matrimonios junto con el hecho de tener la oportunidad de jugar y corretear por todos los rincones junto a los demás niños invitados siempre provoca, o al menos lo hacía en mi, un buen estado de ánimo... y eso sin tener en cuenta la buena comida que nunca falta en este tipo de celebraciones.

En mi caso particular, había algo más que disfrutaba muchísimo hacer en las grandes fiestas. No sé si todos los demás niños también lo hacían o si era que yo tendía a ser anormal, pero a mi me encantaba, en un momento dado, levantar el mantel de la mesa y meterme debajo de ella. La sensación era muy agradable, porque a pesar de que el bullicio de la fiesta te mantenía consciente de que había mucha gente a tu alrededor, sabías perfectamente que no te podían ver ni escuchar donde estabas, y además, sentías como si nada malo te podría ocurrir nunca mientras estuvieses bajo los manteles. En otras palabras, era como estar presente sin estarlo.

Hace unos días alguien me preguntó qué esperaba encontrar yo en una mujer, ó, dicho de otra forma, cómo era mi mujer ideal. Mientras pensaba en una respuesta, llegué a la conclusión de que listar atributos tanto físicos como emocionales o de personalidad, no tenía ningún sentido. Había conocido personas muy bellas, de todos los gustos y colores, que no me habían producido absolutamente nada. Del mismo modo, había estado en contacto con mujeres muy inteligentes, o con un gran corazón, y que tampoco llegaron a quitarme el sueño. Y aquellas que sí lo habían logrado, yo jamás las consideré perfectas ni inmaculadas, más bien, por el contrario, estaba muy consciente de sus defectos... y, sin embargo, me habían enamorado.

Como respuesta a la pregunta que me hicieron, en el momento no pude evitar listar atributos que no puedo negar que me agradan, como que tengan confianza en sí mismas, que sean listas, tengan buen sentido del humor, no sean amargadas y también que sean algo coquetas. No obstante, luego me quedé pensando y me di cuenta de que, simplemente, lo que yo espero encontrar es a alguien que me haga sentir bien. ¡Así de simple! Y no sé por qué me vino a la mente la idea de estar debajo de los manteles de una mesa, rodeado de muchas personas, y sintiéndome seguro. Quizá sea que así es como yo me quiero sentir. Que lo que deseo, después de todo, es a alguien que encaje tan bien con mi forma de ser, que acepté introducirse conmigo bajo un mantel imaginario a un lugar donde nada ni nadie más importa. Sólo ella...

Lo demás, será un ruido tenue que poco a poco se irá disipando con el viento.


+++++++++++++++++++++++++++

Últimamente, no he visitado casi ningún otro blog. De hecho, si se fijan en la frecuencia con que he actualizado a mi blog recientemente, se darán cuenta de que incluso a este lo tengo abandonado. Durante un tiempo, se me fueron las ganas de escribir, y cuando me volvieron -recientemente-, no se me ocurría nada para el blog sino para otra cosa que llevo en paralelo. Aún hoy me está contando hallar sobre qué escribir acá, pero supongo que será cuestión de volver a retomar la práctica.

7 comentarios:

Ivana Carina dijo...

Hola "Eich" H! ;)

Un placer leerte, como simpre!!!

Y tranquilo, vos hacé tu vida, que al menos yo, siempre me doy una vuelta para ver en qué andás! ;)

Beso!!!

Psique dijo...

Uhmm a mí nunca me gustaban las bodas.. antes de irte a jugar con los niñitos era muuuuy aburrida y tenias que seguir el protocolo de saludar a todo el mundo, etc. Aun no me gustan las bodas y nunca me metí debajo de los manteles, pero supongo que si debe ser algo así, yo a veces hacía una "carpa" en la sala de mi casa con la cobija y los cojines de los muebles, entonces tenía esa sensación que tu dices.

Creo que eso es en el fondo lo que todos buscamos sentir con nuestra "pareja ideal".
Suerte con eso!
Saludos!!

P.D.: Todos pasamos por etapas de abandono, de volver de cubrir otros intereses, para mí igual es un placer poder leerte aunque sea poco (como dice Ivana)

H.G. dijo...

Muchas gracias a las dos por sus comentarios y por no abandonarme durante este tiempo de pocos posts :)

Psique: es muy parecida la sensación de tu carpa con lo de los manteles, aunque no sea exactamente igual. Intnéntalo cuando nadie te vea en la próxima boda jeje.

Un abrazo!

Aglaia... dijo...

H.G.

Que bueno volver a saber de ti!

- Te he dejado una reaccion la comentario que dejaste en mi blog. -

Estas lagunas o espacios en los que nos parece no tener nada que decir o compartir suelen llegar, pero no por las razones pensadas. No dejamos de tener algo que compartir es solo que no encontramos las fuerzas, las palabras o el momento para hacerlo.

En cuanto a lo de la pareja; que impertinentes se vuelven algunos haciendonos esas preguntas! Pero lo mas importante lo has nombrado, "que me haga sentir bien".
-Que me ame
-que me encienda
-que la ame
-que la encienda
-que desee estar a mi lado
-que yo desee estar a su lado
-que riamos, que lloremos
-que nos hagamos sentir bien

Luego de eso, las caracteristicas fisicas van sobrando.

Besos, que te echaba de menos,
Aglaia

icebutter dijo...

hola H.G!!! vistes he vuelto a leerte!!! que de tiempo!!!!

Que bueno seria encontrar una persona perfecta en nuestra vida y que a la vez nos haga sentir tan seguros y felices como tu nino....pero sabes....no, eso de verdad que es dificil, por no decir que no existe!!!!....las personas que te llenan, que te hacen sentir bien, amadas, generalmente son las personas que son más diferentes a ti, o al ideal que tienes predispuesto....no te has dado cuenta????

saludos por alla, espero estes super bien

besitos.....
icebutter

Zalu dijo...

Ya no recordaba que tan bueno se sentía leer este blog, con las ocupaciones y todo no había podido volver a pasar, pero me da un gusto enorme, siempre me levanta el ánimo, me siento como en casa, muy bien :)
Es un muy bonito escrito, recuerdo que yo me sentía así cuando me escondía entre la ropa de una tienda y nadie me hallaba, era muy regocijante. ^^

Que bueno que has vuelto!! :D

H.G. dijo...

icebutter: ¡Qué bueno saber de ti! Bienvenida de vuelta... no capto en qué contradice mi post a tu comentario o lo que quisiste decir...

zalu: ¡Qué bueno que has vuelto tú! Gracias por venir ;)