20050401

Un Rayo de Luz en la Oscuridad

La primera vez que supe que quería ser médico, tenía aproximadamente 4 años y mi dentadura de leche todavía intacta. "¡Me gustaría que cuando crezcas estudies medicina!", me dijo entonces mi madre mientras me ayudaba a vestirme; y prácticamente a partir de ese momento, mi respuesta a esa pregunta que una y otra vez le realizan a todos los niños en cualquier parte del mundo -¿Qué quieres ser cuando seas grande?- fue: Neurocirujano.

La primera vez que supe que no quería ser médico, tenía aproximadamente 15 años y mis inseguridades todavía intactas. Acababa de ver un reportaje sobre unos médicos que se desvivían por sus pacientes y que me hizo pensar sobre si yo podría hacer lo mismo. Lo cierto es que, aunque quisiera, yo no me levantaría a las 2:00 A.M. para ir a atender a un paciente, ni sería capaz de sacrificar momentos importantes con mi familia por realizar operaciones de emergencia. Además, mi profesor de Biología de 3er año me había provocado cierta repulsión hacia las cosas que podría encontrarme en los hospitales gracias a sus numerosas clases sobre anomalías genéticas; así que... ¿a quién iba a engañar? Yo no quería ser médico. La palabra Neurocirujano fue prontamente sustituida por un No Sé.

Desde entonces nunca estuve 100% seguro de qué estudiar. Dicen que si eres buen estudiante, tienes todos los caminos abiertos para estudiar cualquier cosa que se te antoje. Sin embargo, yo diría que es todo lo contrario: sólo puedes escoger entre aquellas carreras de cierto prestigio que, supuestamente, te permitirán adquirir cierto nivel socio-económico una vez que te gradues, porque de lo contrario, estarías "desperdiciando todo tu potencial". Tanto es así que, en los momentos en que tienes que tomar una decisión, ni siquiera consideras seriamente aquellas carreras típicamente asociadas con morirse de hambre. Llegas a internalizar que estas no son una opción. Aunado a esto, de elegir una carrera de poco "prestigio", todos te mirarían raro y dejarías de contar con el apoyo de tus padres -si es que sobreviven al infarto ocasionado-, por lo que el camino sería mucho más duro. Tal vez de haber tenido realmente libertad para elegir (y mucha menos presión), la decisión de cuál carrera estudiar hubiese sido mucho más fácil.

Decidí estudiar Ingeniería Electrónica por todas las razones equivocadas, pero en mi caso, no fue que estudié algo queriendo estudiar otra cosa. Yo no tenía idea de qué quería e Ingeniería era lo más cercano entre mis reducidas opciones. Seguí esta carrera porque tenía que ver con números, lo cual me gustaba; era muy difícil, lo cual en cierto modo me motivaba; y porque de esta manera podría aprender cómo se hacían y diseñaban los aparatos electrónicos, los cuales siempre habían atraído mi atención. No era lo que mi mamá quería que estudiara, pero de todas formas lo aceptó. Lamentablemente, cómo se hacen y se diseñan los aparatos electrónicos no me gustó mucho que digamos, de la misma forma que no me gustó cerca de la mitad de la carrera. Por suerte, la Ingeniería Electrónica abarca muchas más cosas y algunas de ellas en realidad me agradaron. Tuve la fortuna de, ahora que me gradúe, encontrar empleo en una de las pocas áreas de mi carrera que me agradaron.

En estos últimos años, pude analizar ya sin presión cuál hubiese sido mi profesión ideal, y llegué a la conclusión de que me hubiese encantado ser director de cine y hacer películas. Sin embargo, creo que de haberlo sabido en aquel momento igual hubiese estudiado ingeniería, ya que en este país no sólo carece de prestigio estudiar cine, sino que también carece de futuro. ¡Seguro!, hay organismos que te enseñan algunas cosas y hasta te patrocinan proyectos si tienes mucha suerte (y contactos); pero a mi me hubiese gustado estudiarlo como es debido, de la mejor manera posible y con múltiples oportunidades para explorar mis ideas cinematográficas luego; cosa que sólo hubiese sido factible en otro país (léase USA) y ya eso estaba fuera de mi alcance.

Sin embargo, hay una cosa que después de dirigir películas, es lo que más me hubiese gustado hacer: escribir. Desde luego, también me hubiese fascinado ser Rock Star, goleador de un mundial de fútbol, o ganar el Cy Young de la liga americana de la MLB; pero al menos para escribir descubrí que no soy tan malo. Todo sucede por una razón, y a lo mejor lo indicado para mí fue no estudiar Letras ni nada relacionado con el tema, ya que así no se me fue inculcado ningún paradigma literario como por ejemplo: "Por razones de estilo, evita en lo posible utlizar gerundios". ¿A quién se le ocurrió que es de poco estilo utilizar gerundios si son parte de nuestro lenguaje cotidiano? Seguramente esta regla su motivo tendrá, pero por razones como esta es que pienso que como ingeniero, tengo algo a mi favor a la hora de escribir: puedo hacerlo libremente, sin seguir patrones ni reglas más allá de la simple gramática y ortografía -que no siempre sigo tan bien como quisiera-; por lo que puedo escribir gerundios cuando se me antoje si considero que así hago más ameno lo que esté "escribiendo".

Posiblemente nunca llegue a vivir de escribir, mas eso no es lo importante. Lo importante es que descubrí que me divierto haciéndolo y que, afortunadamente, a algunas personas hasta les llega a gustar lo que escribo. Si ya has desechado la esperanza de encontrar algo que realmente te agrade o te motive en tu vida, pues no lo hagas: nunca es tarde para encontrar un rayo de luz en la oscuridad.

Canción recomendada de la semana:

* Forty Foot Echo - "Brand New Day"

Película recomendada de la semana:

* Secondhand Lions


- ¡Qué disfruten sobrevivir una semana más!

-H.G.

19 comentarios:

H.G. dijo...

El Navegante

Un laberinto de ideas confunde mi alma,
sensaciones de pesar envuelven mi ser.
Después de la tormenta quizás haya calma,
Después de partir ya no puedo volver.

El mapa de una región que no existe he seguido,
orientado por una brújula con norte ficticio.
Nada puedo hacer para recuperar el tiempo perdido,
nada puedo hacer para evitar pasar por mi propio solsticio.

Me cansé de perseguir un sueño que nunca tuve,
y de esperar la ocurrencia de algún designio divino.
Dejaré de buscar en lugares en los que jamás estuve,
es dentro de mí que yace mi propio destino

Por horizontes difusos he navegado,
entre sueños hundidos e ilusiones que se astillan.
Todos estos nefastos años estuve cegado
por el falso resplandor de estrellas que no brillan.

Debo encontrar ahora un azimuth verdadero,
que me ayude a dejar atrás un anhelo oxidado.
Sé que sobreviviré en este barco sin varadero.
Mi bitácora se asegurará de que nada quede olvidado.

Me cansé de perseguir un sueño que nunca tuve,
y de esperar la ocurrencia de algún designio divino.
Dejaré de buscar en lugares en los que jamás estuve,
es dentro de mí que yace mi propio destino

Isthar dijo...

Yo me he pasado media vida no sabiendo qué camino quería seguir. Empecé varias carreras que creí que me gustarían, pero terminaba decepcionada a mitad del camino. Toda mi vida condenada a hacer grandes cosas, porque era una estudiante brillante, porque podía optar a lo que quisiera... pero lo más importante, no sabía qué quería hacer con mi vida.

Siempre me ha gustado escribir. Nunca dudé que lo mío eran las letras, desde que era muy pequeña. Pero nunca he tenido la autoestima suficientemente nivelada para creerme valiosa en ningún terreno y quizá por eso nunca me decidía por nada...

En fin, que tienes razón, que lo importante es hacer lo que te guste, no importa el tiempo que se tarde en descubrirlo.

¿Sabes? Podrías combinar el cine y la escritura y lanzarte a escribir un guión ;)

Rebelde dijo...

También me ha pasado eso de pensar donde estaría de haber tomado otras decisiones. De hecho tal vez pueda interesarte un post sobre el tema:
http://jmarchan.blogspot.com/2004/12/universos-paralelos.html

Saludos

thegreenfly dijo...

Totalmente identificada con el blog... solo que yo si terminé estudiando medicina... y ya me voy a graduar, y aun no se que es lo que quiero hacer en realidad.. porque como bien lo dijistes, terminé estudiando esto por razones equivocadas, y ahora.. miro hacia atras.. y no se que he hecho. Hay tantas cosas que quisiera arreglar, ojalá hubiera descubiertos mis verdaderas necesidades, gusto y espíritu cuando tenia 16.. y no ahora. Pero creo que nunca es muy tarde... un beso y saludos!

Anónimo dijo...

Creo que alguna vez en mi vida tuve esa etapa de "navegante"...y creeme que dudé muchísimo acerca de lo que quería hacer con mi vida, eso sí, estaba clara de que la electrónica no era lo mío (nada personal)....hasta que por aquellas "razones" de una u otra forma han dado sentido a mi vida llegué a la carrera que me gusta, como la llaman algunos "Un extenso mar de conocimientos, de un centímetro de profundidad"..y aunque algunos la critiquen, yo soy felíz paseandome por ese mar en el cual puedo conocer de todo un poquito. Yo creo que para decir "lo que verdaderamente me gusta es esto"...debe existir un feeling que no podemos describir, pero que nos hace saber que está ahí. Cada vez que que siento que "navego" sin rumbo, miro atrás y me pregunto si aún está ese feeling...eso me ayuda a disfrutar más las cosas que hago y definir un poquito las que quiero hacer.

Mari_posita dijo...

No te imaginas lo identificada que me senti con tu post, realmente muy muy bueno me parece estar leyendo mi vida y lo que me paso al escoger lo que queria hacer, me inspiro para terminar de hacer mi blog yei!!!!!!!!! ya lo puedes leer (Dios al fin!!!!).
De verdad me ha parecido el mejor post hasta ahora =D.

Ceci dijo...

¿Opciones limitadas? Sí, eso te pasa cuando eres un buen estudiante.
Aún recuerdo a mi profesora de matemáticas, tratando de convencerme de estudiar otra cosa que no fuera periodismo. Sus palabras fueron: “Cómo una niña tan inteligente va a estudiar algo tan rasca(en chileno, de poco prestigio y/o que no requiere mucho esfuerzo intelectual). Sus palabras me dolieron, pero no me hicieron cambiar de idea. Ya había abandonado la opción de ser profesora por lo mal pagado y lo “mal rankeado” dentro del estúpido estándar de la sociedad chilena (y latina en general).

Quizás nunca llegues a vivir de lo que escribes, es verdad. Pero la pasión con que lo haces se refleja y muchos, como esta humilde cyberlectora, disfrutamos de cada línea. Y esperamos más.

Aylen dijo...

Creo que eso fue lo que me pasó a mi, que por un lado lo que siempre me había interesado estudiar dejo de estar tan claro según iba creciendo y me quedé sin saber muy bien lo que quería hacer, llegó un momento que pensé que a mi no me gustaba nada, pero en realidad sí que había cosas que me interesaban pero estudiarlas era "una perdida de tiempo", "no tenía ningún futuro"... en fin que tenía que tomar una decisión, se echaba el tiempo encima y hoy en día no estoy muy segura de haber elegido lo mejor pero ¿qué es mejor?¿estudiar algo que te apasione y que no puedas vivir de ello?¿o hacer algo que te de para vivir pero que no te guste tanto? Yo creo que exceptuando algun@s afortunad@s que pueden vivir de lo que les gusta, el resto tienen que trabajar en otras cosas y dejar lo que realmente les gusta como hobby.

Un abrazo

Elisa de Cremona dijo...

yo creo que afortunadamente he estudiado y hecho lo que he querido en mi vida... auqnue sólo sea en ese aspecto...
lo demás.. pues lo demás es lo otro...
un beso

H.G. dijo...

Muchas gracias a todos por sus comentarios!!

No voy a decir que nunca pensé que alguien se fuera a sentir identificado con este post, pero jamás imaginé que iban a ser tantas personas.
No dispongo de mucho tiempo, pero voy a hacer el intento de responderle a cada uno.

Elisa: Al menos en ese aspecto eres muy afortunada. Espero que en "lo otro" también lo seas.

Aylen: Poder vivir de lo que te gusta es un buen valor agregado, pero ya eres alguien afortunad@ si descubres qué es lo que te gusta, así no sea más que un hobby. Muchas personas pasan vidas enteras sin llegar a descubrirlo.

Ceci: Te felicito por no haber cedido ante la presión y mantenerte firme en tu deseo de estudiar algo "tan rasca" (que no lo es). Por otra parte, te agradezco tus palabras. ¡Me alegra mucho que te guste lo que escribo, así como a mí también me gusta lo que escribes tú!

Mari: ¡Qué bien que te hayas sentido identificada y que te haya gustado! Es un honor que te hayas inspirado lo que escribí para hacer tu post. Debe estar muy bueno. Ya lo leeré.

Anonymous: ¡Algún día pondrás aunque sea un nick que te identifique, en caso de que no quieras poner tu nombre por x razón! Es algo muy bueno que disfrutes de tu mar de conocimientos de un metro de profundidad. Gracias por tus comentarios.

Grenfly: Gracias por pasar por aquí. ¡Nunca es tarde! tienes razón, y como le dije a Aylen: lo importante no es vivir de lo que te guste (aunque sería muy bueno), sino encontrar qué es lo que te gusta y disfrutar de ello así sea como hobby. Por tu blog, yo diría que ya lo encontraste. Suerte!

Rebelde: Siempre me ha parecido interesante eso de los universos paralelos, pero no desde que ví The Butterfly Effect como en tu caso, sino desde que vi la trilogía de Back to the Future (una de mis favoritas), hace tiempo ya. Espero verte por aquí nuevamente.

Isthar: Te entiendo perfectamente. Especialmente en eso de no tener la autoestima suficiente para creerte valios@ en ningún terreno. He pasado por allí, y la única forma de superarlo es enfrentándote a tus miedos internos. Sé que no hace falta que nadie te diga lo valiosa que eres, pero igual te lo digo: lo eres. Por otro lado, ¡gracias por la sugerencia! ¡Lo tendré en cuenta! ;)

H.G: Gracias por... olvídalo, soy yo mismo.

Muchas gracias de nuevo y un gran abrazo a todos y cada uno de ustedes!!

- Horacio.

Mariu dijo...

Respondiste sin pelear conmigo!!!!...jajaja..mentira, de verdad he disfrutado mucho leyendo tu blog, son cosas que pensamos muchas personas, pero no las expresamos de la manera en que lo haces...y para que veas..por primera vez no voy a dejar el comentario como anónimo.
Saludos

SunriseTkila4Two dijo...

Hola! que experiencia has vivido! Las vocaciones son cruciales a la hora de escoger cual rumbo tomara tu vida profesional, pero casi nunca oimos la 'vocecita' que nos llama! Suerte, Ingeniero!
Saludos desde Los Angeles!

kenobi dijo...

brother... en febrero de 2004 tome una decision... a partir de este momento no volvere a ser un esclavo... voy a hacer solamente las cosas que amo, del modo en que amo hacerlas, y con la pasion que acostumbro imprimirles... no soy de la ciudad sino del interior, no tenia mucho dinero ahorrado, y sabia que no podia pasar mas de 6 meses sin trabajar. aun asi, renuncie sin pensarlo porque me negaron un permiso de 2 horas durante tres meses todos los lunes para iniciarme como instructor de networking... estuve 3 meses sin trabajar, me di el tupe de rechazar 4 trabajos hasta que me dieran respuesta del que queria... 3 meses despues de eso trabajaba el doble que en mis tiempos anteriores, ganaba el triple, y era absolutamente feliz... desde cada dia me va mejor mejor y mejor... haz solo lo que ames, para que lo hagas bien, y todos sepan que le pones el alma a tu trabajo... el exito profesional es un resultado colateral de hacer lo que realmente te realiza... jah bless dude... y no olvide: el que no ama lo que hace aunke lo haga cada dia 8 horas corridas no es mas que un desocupado

Maritza dijo...

Porque no me incluiste en tus respuestas? ah cierto no habia escrito nada....ups =)

icebutter dijo...

Gracias por recomendarme leer este post, ahora te puedo decir para mi lo que es medicina, no es una carrera es mi vida y eso lo descubri cuando tenia 4 años de edad y mi mama me disfrazo de enfermera para una fiesta en el kinder; co la diferencia de que yo me la pasaba jugando con el estetoscopio del disfraz de doctor de mi hermano...uno de los primeros juegos que tuve fue mesa de operaciones, que con una especie de lapiz marcas donde vas a operar cada organo y si es correcta se prende una luz...si, tuve mis desvios cuando estaba en plena adolescencia...pero siempre fue mi camino, el cual yo tenia que navegar...no te niego me gustan otras cosas, otras areas, pero la medicina es lo maximo para mi...
De verdad has demostrado tener mucha facilidad para la escritura, aprovechalo y destakte, no dudo que en tu area en la ingenieria tambien lo hagas...un beso y saludos desde aqui...

Sakura_chan dijo...

La verdad es que tienes razón...

Mi familia no entiende porque a veces me siento a veces frustrada; recién acabo de terminar la carrera y bueno, no es que me desagrade del todo, digo, soy Licenciada en Administración y venga, que algún día quiero poner un restaurante n.n

Pero, algo me falta...

Sé que soy buena para los números y la Mercadotecnia me encanta pero... La facultad de Comercio no era lo mío, sino la hermosa Facultad de Música.

Yo amo la música! Soy una melómana incurable y convertirme en pianista o cantante hubiera sido el mayor de mis sueños hechos realidad.

Pero si... apenas lo mencioné y mi familia entró en pánico: "¿de qué vas a vivir?" "terminarás cantando o tocando algún tecladucho en el los parques"

Creo que todos pasan por la fase de que sus hijos estudien Medicina... digo... a mi desde que tengo uso de memoria me quisieron implantar la idea en el cerebro...

Y cuando dije que mejor optaba por administración, casi casi [o mejor dicho, así sucedió] me dijeron en mi cara que esa era una carrera de mediocres. Y a la fecha me siguen preguntando para que estudié eso y de que rayos se trata.

Me encantaría hacer Spots Publicitarios, posicionar una marca, dibujar un hermoso paisaje en acuarelas, escribir una novela, dirigir una película, componer una melodía, tomar fotografías de todas partes del mundo...

Como ves, soy una persona creativa, y la mayoría de mis hobbies se derivan de ello.

No sé... igual con mi carrera pueda sostener una casa, los pagos de luz,agua y despensa... pero deberías pensar como yo lo he hecho.

Tengo una carrera con la cual puedo adquirir un empleo decente... Y con lo que gane, tratar de pagar cursos, diplomados, ¿o porque no? otra carrera, la cual me satisfaga en todos los sentidos.

Puede ser que... en un par de años... me dedique verdaderamente a lo que deseo ser: ese espíritu creativo al que le sobran ideas

H.G. dijo...

Sakura, muchísimas gracias por compartir tu historia conmigo. Te entiendo perfectamente porque yo también me considero una persona creativa.

Mucha suerte en lo que realices y siendo lo que debes ser!!!

Saludos!

RMY dijo...

Nuevamente una muy linda entrada, H. G. Tenés un cuidado especial al redactar y una gran orientación para narrar que me lleva casi sin darme cuenta al final de cada párrafo. Ojalá pudiera tener yo esa capacidad, jajá.

A mí me ocurrió lo mismo que a vos respecto a la escritura. No obstante, en la medida que aparezcan más comentarios míos, notarás que tengo una precariedad en el lenguaje y una rusticidad difícil de salvar.

De todas formas, por encima de la escritura, encontré “mi sol” –no sólo un rayito- en el fútbol. Me imagino haciendo muchas cosas; privilegio aquellas que me gustan, si se pueden. Pero el fútbol, sin ninguna duda, me ha dado satisfacciones que no las conseguí en ningún otro lugar... Y pensar que terminar embarrado en un baldío de a la vuelta de casa, con el gol de la victoria, jugando por nada –sin copas, ni trofeos; a veces, solo- te regala esa sonrisa que ni el más oscuro de los días te puede opacar.

H.G. dijo...

Muchas gracias por tus comentarios RMY, y me alegra que hayas encontrado muchas satisfacciones en el fútbol.

Saludos desde este lado del mundo.