20060612

Ciudades Imaginarias

Eran las diez de la noche y sin embargo me sentía seguro caminando por la avenida. ¡Qué raro se siente eso para alguien acostumbrado a la paranoia caraqueña! Unos pordioseros registraban las bolsas de basura acumuladas frente a los edificios, pero luego de revisarlas, las ordenaban de nuevo y las dejaban de la misma forma como las habían encontrado. “¡Esto se cuenta en Venezuela y no te lo creen!”, me dijo un compañero de trabajo mientras observaba a los indigentes buscar algo de valor entre los desperdicios. Tenía razón, ¿quién en mi país me podría creer que en Buenos Aires, las personas de la calle ordenan todo luego de registrar la basura?

Estos pequeños detalles no son los que suelen aparecer mencionados en las guías turísticas de la capital argentina. Cualquiera te puede decir que la arquitectura de la ciudad tiene tendencias muy europeas, o que El Obelisco y el Río de la Plata son dos de los emblemas de la ciudad, que es rosada la Casa de Gobierno, que se escucha y se baila mucho el tango, o que en la gastronomía local impera la carne y se toma mucho el vino. Todo el mundo es primo de alguien que tiene un amigo que visitó la ciudad y dijo que era bellísima. ¿Quién no ha escuchado alguna vez decir eso?

Lo que regularmente se omite, es que en la ciudad porteña las normas y leyes se respetan. No importa cuál sea la hora, la luz amarilla del semáforo siempre significa que es el momento de comenzar a desacelerar y no lo contrario como en el norte de Suramérica. Difícilmente, ves a alguien arrojar desperdicios en la calle, y casi todo el mundo -desde los policías hasta los cajeros de los bancos-, te trata amable y educadamente. Tal vez sea porque allá es otoño actualmente y el clima es agradable, pero por lo general la gente anda relajada y con buen humor. ¿Qué contiene el agua en Argentina?

Definitivamente, lo que hace que un país sea de primer o de tercer mundo, no deberían ser los índices económicos ni el monto de sus reservas, sino su gente, ó –como le llaman ahora- su capital humano. Sea cual fuere la razón por la que los bonairenses son buenos ciudadanos (bien sea mano dura de parte de los organismos de seguridad del Estado, o la educación recibida en las familias y colegios, o que realmente hay algún elemento extraño en el agua de la región), esto es algo que realmente se debería emular en las demás ciudades de Latinoamérica. Yo puedo vivir con el hecho de que en Caracas los edificios no sean tan bonitos, que las autopistas no tengan ocho canales, y que las calles estén en mal estado. Incluso podría aceptar que el clima sea con frecuencia insoportable, pero… ¿por qué razón no puede la gente de acá ser tan respetuosa y poseer los mismos valores cívicos que la gente de allá?

Esto nada tiene que ver con el asunto de que el 80% de los venezolanos viven en la pobreza, porque: primero, aquí tanto el pobre como el rico se come una luz roja o practica en algún momento la llamada “viveza criolla”, y, segundo, en Argentina también hay mucha pobreza y eso no les ha impedido ser como son. Después de todo, una cosa es no tener muchos recursos económicos y otra muy distinta es ser un completo ignorante.

En mi opinión, no es ninguna utopía para los latinoamericanos poder vivir en una ciudad donde el tráfico no sea un absoluto caos (que haya tráfico no quiere decir que cada uno de los autos que lo conforman tenga que hacer lo que le de la gana), donde la gente no viva bajo un stress constante, y donde los derechos de las personas se respeten.

Si esto fuera algo utópico, Buenos Aires sería entonces una ciudad imaginaria.

-H.G.

3 comentarios:

Psique dijo...

Yo me pregunto lo mismo ¿por qué la gente no puede tratar de mantener el país en condiciones optimas? y lo peor es ver que se quejen de que Caracas es un basurero, pero en eso es en lo que esa misma gente lo ha convertido. Lo mas triste es que eso se convierte en parte de la educación que reciben los niños, he visto mas de un padre diciendo: "Lanzalo por la ventana" - y así ha de suceder con todo lo demás. Parece que poco a poco todos perdieran la conciencia, lo que tu dices: se convierten en completos ignorantes.

Tienes razón en que eso no tiene nada que ver con pobreza, porque la moral, el respeto y los valores no se adquieren con una cuenta en el banco, ni con el status social.

Aun así, vale la pena, que exista gente a la que le importe su ciudad y no contribuya con el basurero.

Saludos!

Sol dijo...

Hola H.G.!
Tiempo sin pasar por aquí. Que casualidad, en breve también visitaré la ciudad porteña, así que ya te contaré mis impresiones.
Y con relación a lo que apuntas, a mi manera de ver la diferencia es la familia, que es el primer escalón para la educación y lo más importante, para inculcar lo valores.

Un abrazo!

JOy dijo...

Hola, soy Bogotana, estuve viviendo un tiempo en buenos aires y la impresion que me dejo las calles de la ciudad fue totalmente opuesta a la actitud civica que mencionas. por el contrario las calles del centro especialmente las encontre completamente plagadas de basura esparcida por los andenes y mucha caca de perro en cualquier esquina. la aquitectura de la ciudad eso si es muy bonita y Buenos aires tiene en el ambiente un noseque nose donde que te llama..... sinembargo no hay tanto sentido de verdadera pertenencia, como mencionas....
es curioso como cambian las percepciones acerca de un lugar dependiendo del punto de vista donde estes y de la forma que abordes la ciudad ya que es muy distinto conocerla en plan turistico, que vivirla en el dia a dia.