20060720

Felicidad en Gotas

Hay quienes piensan que la única verdad absoluta en el Universo, es que no existe ninguna otra verdad absoluta. Lo que es cierto para algunos, bien puede no serlo para otros. Sin embargo, hay una cosa que, en mi opinión, se asemeja bastante a una verdad absoluta, y es que toda persona en el mundo lo que quiere es ser feliz. ¿A quién no le gustaría ser feliz? Lo que varía, claro está, es eso que hace feliz a cada quien, ó, tal vez, eso que cada quien cree que le hace feliz.

Así, algunos buscan la felicidad en lo espiritual, otros en lo material, lo intelectual, la fama, los placeres, ó, en cualquier otra cosa de su agrado. A veces, hasta de forma obsesiva, tanto así, que terminan olvidando que el objetivo era simplemente ser felices y terminan pensando que lo importante es lograr, contra viento y marea, alguna meta que en cierto momento de nuestras vidas pensamos nos proporcionaría la felicidad plena.

Yo no puedo decir cómo es que podemos alcanzar la felicidad plena porque lo cierto es que no lo sé, yo no la he alcanzado. No obstante, sí puedo decir lo que pienso al respecto, empezando por el hecho de que dudo mucho que de verdad exista algo así. Nadie es completamente feliz ni totalmente infeliz. Todos tenemos nuestros momentos buenos y nuestros momentos malos en esta montaña rusa emocional que llamamos: vida. La clave, pienso yo, es hacer lo posible para que la suma de los momentos buenos supere por mucho a la de los malos, y de este modo, ser en promedio más felices que infelices, más alegres que tristes. Mas, la pregunta ahora es: ¿cuáles son los momentos en los que somos realmente felices?

Como dije antes, lo que hace feliz a cada quien varía dependiendo de las personas, pero en mi caso, me pongo a pensar y me doy cuenta de que no hacen falta muchas cosas para ser feliz (entendiéndose por esto: vivir tantos momentos buenos como sea posible). Uno puede soñar con ser obscenamente rico, tener dos mansiones, tres yates, un Ferrari y un Porsche, más la cuenta bancaria de Bill Gates, pero… ¿de verdad hace falta todo esto? Todas las cosas materiales llega un momento en el que aburren, y siempre vas a desear tener algo más, un modelo más nuevo, una nueva tecnología, o cualquier otra cosa que aún no tengas.

Por otro lado, se puede soñar con ganar un Oscar, Nóbel, Pullitzer, Grammy, Balón de Oro, o el premio que se nos antoje. Ser presidente de la compañía más prestigiosa del mundo. Pertenecer a la nobleza. Desarrollar una nueva teoría en Física. Pintar un cuadro famoso, etc., y aún así no seríamos del todo felices. ¿De qué nos sirve tanto éxito y fama sin personas valiosas a nuestro alrededor con quién compartirlo? A todos nos gusta que nos admiren y puede que inclusive causar un poco de envidia, pero… ¿qué se gana realmente con eso? Al día siguiente de lograr algo así, ya te das cuenta de lo efímeros que son la fama y el prestigio, efímeros además de un poco inútiles.

Del mismo modo, puedes tener una esposa maravillosa, unos hijos perfectos, los mejores amigos del mundo, una familia unida, saludable y amorosa, y seguramente esto nos llenaría bastante, pero también nos haría falta una buena posición económica para evitar que tus seres queridos pasen trabajo, para poder darte ciertos lujos de vez en cuando y evitar así el tedio y la rutina (viajar, una cena romántica, tener comodidades); y también serían necesarios sueños que cumplir, individualmente y en conjunto. ¿Qué es una vida sin sueños?

De todo esto se hace obvio que para vivir felices hace falta un poco de todo. Un equilibrio entre todas aquellas cosas que nos gustan o nos convienen (siempre he pensado que los excesos nunca son buenos), pero también se hace obvio que no necesitamos esperar veinte años para haber reunido doscientos millones de dólares para en ese momento elegir ser felices. Podemos ser felices desde este momento. ¿Por qué sacrificar el presente en aras de un mejor futuro? ¿Por qué no mejor buscar la manera de disfrutar del presente Y del futuro?

En mi caso, puedo ser feliz mientras leo un buen libro, observo una buena película (preferiblemente bien acompañado), degusto un plato exquisito, me como un dulce, cuando tengo que hacer una tediosa diligencia y siento que mi mano la toma alguien a quien adoro recordándome que no estoy solo, cuando la miro y sus ojos me dicen que está contenta, al recibir un mensaje de texto de ella, al ver un atardecer en el mar, ó al azul de un cielo despejado, ó cualquier paisaje de esos tan majestuosos que parecieran querer gritar que Dios existe, haciendo reír a mi hermano pequeño y a mis primitos, al sostener una buena conversación, al escuchar música nueva y que me guste, descubrir algo que me entretenga, ir de compras, poder reírme de algo serio, conocer gente que valga la pena, y tantas cosas más que de verdad son tan sencillas, que los yates y las mansiones mejor es dejarlos para después, aunque sin perderlos de vista.

Que te hace feliz a ti?

-H.G.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

m pusiste a pensar en que me hace feliz a mi y creo saber la respuesta :)

Anónimo dijo...

uno es el q tiene el poder de ser feliz o no..hasta las cosas más sencillas te pueden hacer feliz pero si uno quiere...pero tienes razón en algo siempre se quiere más y más..

CURRUSA dijo...

Me hace feliz leer cosas como estas que nos dejan un mensaje, algo para pensar.

Saludos!!! ;-)

Psique dijo...

"La felicidad es una mariposa que, si la persigues, está justo más allá de tu alcance; sin embargo, si te sentaras en silencio, podría posarse sobre ti" (Nathaniel Hawthorne)


Esa una forma de ver la "felicidad" pero yo creo que llega a ser tan indescriptible como el "amor"; desde ese punto de vista muchas veces la gente cree que algo lo va a hacer mas feliz de lo que puede ser que ya sea, entonces va tras su objetivo buscando felicidad, pero nadie dice que eso es lo que va a obtener.

Comparto contigo lo de los excesos (nunca son buenos) y pienso también que a pesar de los problemas, los fracasos o decepciones que uno tiene día a día, hay pequeñas cosas (simples , sencillas, insignificantes quizas!)que nos hacen setir bien, persistir, vivir, creer y luchar contra cualquier cosa y es allí (en esas pequeñas pero grandes cosas) donde está la felicidad. Por lo menos para mi es así.

Saludos!

punkserastu dijo...

... pues las galletas con leche, las buenas fotografías, las buenas pelis, los buenos libros, la gente noble... y mis cómodos zapatos rotos y...

Ceci dijo...

Yo soy una convencida de que la felicidad como tal, no existe. La vida está llena de momentos felices. Algunas duran muchísimo; otro sólo una fracción de segundo. Lo importante es abandonar la búsqueda de esa felicidad absoluta, intrínsicamente inalcanzable, y disfrutar de las ventanitas que se nos abren durante el camino.

busaquita dijo...

No hay que esperar para ser felices, porque básicamente, nisiquiera sabemos si mañana estaremos vivos...
Me hace feliz mirar el mar, conversar con un buen amigo, escuchar la voz de mi madre, las canciones de mi padre, la guitarra de mi hermano y los escritos de mi hermana, la sonrisa de los niños, la buena comida, las buenas películas, bailar como loca, caminar bajo la lluvia, manejar en carretera...hay tantas cosas que ya estoy feliz!

Zara LuNa dijo...

A mi me hace muy feliz leerte a ti, escribes muy bien, excelente diría yo.
Me hace feliz el apreciar las pequeñas cosas, lo más sencillo lo disfruto y eso me hace feliz, amar es una cosa que me hace sentir que estoy viva, tantas y tantas cosas en las que cabe la felicidad..

nali dijo...

sabes, creo que soy feliz sin embargo creo que seria mas feliz si tuviera lo que tu tienes, pero ya que nadie es lo que debe, me conformare con leerte, con derramar estas lagrimas que dicen que nada pasara por es hecho de no saber como escribir, por el hecho de no poder decir lo que dice el aire cuando me susurra. mientras tanto seguire escuchando esa melancolica cancion y esas palabras que componen mi corazon. solo tu me haces llorar y aun asi te agradezco, por que tal ves eres ingeniero, pero creas planos de nuestras vidas, didujas los edificios de mi vida, y yo mientras hago bosquejos para mi clase de arte, escribo para mi misma, por no querer hablar, tu me revuelcas y lagrimas gritan por toda mi mejilla. gracias por ser lo que eres. gracias por ser feliz, gracias por ser normal, por dejarme ver en ti... gracias por ser mi inspiracion. espero que cuando cumpla mis 19,pueda apenas leerte.