20070630

El último abrazo

Hoy hace una semana del día más terrible de mi vida. Me acosté a dormir la noche anterior con total tranquilidad, y desperté a la mañana siguiente con la noticia que lo cambiaría todo. El pasado 23 de junio, poco antes de las ocho de la mañana, mi padre tuvo un accidente mientras practicaba su hobby: el ciclismo de montaña. Una joven e inexperta mujer, en estado de ebriedad por haber pasado toda la noche anterior bebiendo, lo arrolló con una camioneta y lo dejó sin vida instantáneamente... casi un mes antes de que cumpliera 55 años. En todo caso, los detalles del accidente son algo sobre los que no deseo hablar.

Mi padre era muy querido en la región donde vivía, y las enormes manifestaciones de cariño y afecto que recibió durante su funeral y sepelio, así como el gran apoyo recibido de todos los amigos, nos ayudó mucho a mí y a mi familia para, poco a poco, ir saliendo de este trance. También ha ayudado muchísimo la fe, sobretodo a mi madre. Es cierto que no hay pruebas irrefutables sobre la existencia de la vida después de la vida, pero creer que sí la hay, creer que él está bien ahora junto a Dios, es muchísimo más reconfortante que pensar en que todo acabó el pásado sábado. Yo prefiero creer en lo que me hace más feliz, por tanto: Creo en el Cielo porque quiero.

A continuación, dejo unas palabras que le escribí a modo de despedida, y que fueron leídas al final de la misa que se celebró antes del sepelio. No tengo ánimo todavía para escribir alguna otra cosa.

No hay nada más cierto que ese refrán que dice: "¡nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde!", y nunca ha sido más certero que ahora, cuando nos percatamos de que éramos reyes y no lo sabíamos. En estos tiempos en los que es tan común verse agobiado por problemas políticos, económicos y de otras índoles; nosotros teníamos todo lo que necesitábamos para ser felices y no nos habíamos dado cuenta: nos teníamos el uno al otro, y, sobretodo, lo teníamos a él.

No voy a decir ahora que era el padre perfecto que jamás cometía un error, porque como todo ser humano, se equivocaba y poseía defectos; mas, sin embargo, eran tantas las virtudes y cualidades que tenía, que su brillo opacará cualquier pequeña mancha que pueda haber en la imagen que vamos a recordar de él. La mayor evidencia de esto, se puede ver en toda la gente acá reunida que, con un profundo y sincero dolor, se han acercado a despedir a mi padre, quien ha dejado una huella imborrable en todos nosotros.

Sin embargo, yo tengo fe en que él ahora se encuentra mejor que todos nosotros en el Cielo, lugar para el cual tantas veces rezó para poder entrar, y eso me reconforta. No me duele la forma en la que se nos ha ido, porque a pesar de que fue muy trágica, por la naturaleza de los eventos podemos prácticamente asegurar que no sufrió por las heridas recibidas: no tuvo tiempo para padecer. Tampoco me preocupa el futuro, porque sé que de una u otra forma nos la arreglaremos para seguir adelante, y sé también que no estamos solos y contamos con mucha gente buena que nos aprecia y apoya. Lo que me duele es no haberle podido decir adiós, ó, mejor aún, ¡hasta luego! Que me lo hayan arrancado sin haberle podido dar un último abrazo… un último beso. Me duele profundamente todo el tiempo perdido: todos los días, todas las horas, todos los minutos que dejamos pasar sin decirle cuánto lo queríamos y cuánto nos enorgullecía ser sus hijos, a pesar de que tenemos la certeza de que él lo sabía.

Mi padre no era un ser demasiado afectuoso, pero con sus actos nos hacía saber cuánto le importábamos, ya que siempre estaba allí para apoyarnos y cuidarnos. No tenía grandes fortunas para darnos todos los lujos que le habría encantado habernos dado, pero siempre nos dio todo lo que alguna vez le pedimos o necesitamos. Hoy, más que nunca, nos sentimos orgullosos de ser sus hijos y llevar el apellido de alguien que nos inculcó tantos valores y principios. Nos queda el consuelo de poder llevar la frente en alto sin que nadie nos pueda decir que él hizo algo malo. Siempre fue una persona honesta e íntegra, y con un gran corazón. Es difícil en los tiempos actuales hallar a alguien así.

En algún lugar allá arriba, sé que él nos está viendo y escuchando en este momento, y de alguna forma debe saber que esta es mi manera de darle ese último abrazo que nunca le di, y de decirle, a nombre de mi mamá, mis hermanos y yo: “¡Gracias por todo lo que nos diste! Gracias por haber sido un buen esposo y padre! ¡Hiciste un buen trabajo y nos sentimos muy orgullosos de ti! ¡Es una pena que te nos hayas ido, pero nos volveremos a ver… algún día! ¡Hasta luego!”.

¡Hasta luego!

18 comentarios:

Mari dijo...

ay yei de verdad lo siento muchisimo...bueno, ya tu lo sabes...y mas aún no haber estado alla,y estoy segura de q sam y dani se sienten igual...eres muy fuerte sabes?? en serio q si, y t admiro por eso...si me hubiera sucedido eso, no pararia d llorar...y bueno la carta...fantastica yei,d pana
:(

Mafalda dijo...

nunca he sido buena dando condolencioas, lo confieso, sera porque se que nunca lo sentire tanto como tu, pero no esta demas decir que espero que Dios los llene de gracia y les de mucha fortaleza para enfrentar tan grande perdida, nunca he perdido a un familiar y no se como reaccionaria ante eso, sin embargo es sorprendente el temple que muestras.

todo esto nos lleva a una gran reflexion, nunca sabemos cuando sera el ultimo minuto y alli esta la importancia de darle a nuestros seres queridos todo el cariño y demostrar todo el agradecimiento que sentimos hacia ellos.

gracias H.G, gracias por compartir con nosotros las palabras que regalas a tu padre, gracias porque con ellos por lo menos a mi me ayudas a reflexionar sobre la gran bendicion que es tener a mi familia completa, se que tu papa esta en un gran lugar esperando que ustedes tambien cumplan su mision aqui para que partan y se reunan junto a el..

un abrazo para ti...

PatriciaFM dijo...

Bueno en realidad no se por donde empezar, nunca he sido buena en esto, debio ser fuerte leerlo, a mitad del escrito me puse a llorar, tal vez toca algo delicado en mi vida, no entenderias lo que significa para mi. Sabes por algo pasan las cosas, sean buenas o malas, espero que estes mejor, y que la familia este mas unida, cuidate

Anónimo dijo...

El cofre de lágrimas se abrió para mí con tus palabras, con la presencia de tanta gente en el funeral que DEBÍA compartir contigo, amigo.

Nada más que decir... un abrazo.
Luis

H.G. dijo...

Muchas gracias a todos por esas sinceras palabras de aliento. Es muy reconfortante recibirlas.

si algo se puede aprender de todo esto, es a valorar cada minuto con nuestros seres queridos, como bien lo dijo Mafalda.

Un abrazo!

Aide dijo...

A veces uno no sabe muy bien que decir en estos momentos, por que los que ya sentimos algo parecido, sabemos que no hay palabras que ayuden realmente, creo que lo que mejor ayuda es recibir el cariño, un abrazo que desde acá es muy difícil, pero que si se hace con mucho cariño se puede sentir hasta allá.
Me imagino como estaría yo si muriera mi padre, que es la persona más importante para mi... creo que no lo aguantaría, que fortaleza H.G., muy, muy admirable.

Anónimo dijo...

Un gran famoso fisico dijo alguna vez: "A person starts to live when he can live outside himself" y desde hace un tiempo he pensado en sus ideas, mucho mas aun con lo sucedido.

Tu papa seguira estando presente en la vida de muchas personas, que quizas (como yo) no compartieron muchos momentos juntos, pero los pocos compartidos fueron muy especiales y llenos de mucha alegria. Lograr esa trascendia en la vida de los demas no es facil, y es algo del cual tu y tu familia puden estar orgullosos.

Se te quiere bastante desde Australia, un gran y fuerte abrazo con mucho afecto.

Tu gran amigo de siempre.

Samuel.

Dani* dijo...

yo he pasado muchas veces por aquí y creo que jamás he dejado un comentario... Me atrevo hacerlo en este momento porque estoy experimentando algo igual por primera vez...

Mi abuelita murió hace 15 días y el creer que está bien y que está con Dios me ha dado mucha fuerza que me ha unido más a mi familia.

Desde aquí un abrazo!

T3Mo dijo...

... cuanto lo siento, pero es mejor recordar con cariño que olvidar con desprecio, como diría mi abuelo que nunca conoci, animo y se te apoya

María dijo...

Espectaculares las palabras que escribiste para tu papá. Como te dije en el momento en el que hablamos, lo que necesites, estoy aquí, y eso incluye que como siempre "te rías un poquito de mí" ;). Insisto que estas no son palabras circunstanciales, de aquí a mil años puedes contar conmigo y lo sabes desde siempre.

Abrazos.....Mariú

Saucisse dijo...

Lo siento mucho. Bonitas palabras para tu papá. Hay que aprovechar de eventos como este para abrir los ojos y el corazón a todas las maravillas que ofrece estar vivo.
Un abrazo

CURRUSA dijo...

Vino para cumplir una misión y una vez formado su familia e inculcado todos esos valores a sus hijos, ahora está en el cielo para velar que uds. cumplan las suyas...

En momentos como estos sobran las palabras, en verdad lo siento.
La vida debe continuar para los que seguimos aquí sin saber hasta cuando.

Un abrazo Horacio

H.G. dijo...

Nuevamente, gracias a todos por sus palabras de aliento. Personas que nunca antes se habían detenido a dejar comentarios, lo han hecho ahora para expresar su solidaridad, lo que aprecio bastante.

Un abrazo a todos.

P.D: Excelente la frase de tu abuelo, t3mo. Gracias por compartirla.

Psique dijo...

Me apena mucho enterarme ahora y haber estado tan ausente.

Hermosas tus palabras y seguramente también recibió de uds. los gestos que le decían cuánto lo querían. Yo tampoco pude evitar soltar mis lágrimas y conmoverme con la noticia.

De verdad, un fuerte Abrazo!!!
Sorry por la demora.
Besos!

Ceci dijo...

Hce muchisimo que no pasaba por tu blog y me encuentro con esta terrible noticia. Mi padre murio hace mas de un anio y te juro que hasta el momento no logro superarlo. No pasa un dia sin que piense y en el y dese con toda el alma que estuviera a mi aldo, para poder darle un abarzo. Por suerte el siempre supo lo mucho que lo queria... Ojala todos los hijos pudieran demostrar lo mismo a sus padres cuando aun es tiempo.

Anónimo dijo...

Coye pana que d�ficil todo esto, de verdad todas las fuerzas y el apoyo.

Lo bueno de ser humanos es poder compartir entre todos los sentimientos,a�n cuando nisiquiera nos conocemos y a pesar de las distancias.

Anónimo dijo...

Coye pana que d�ficil todo esto, de verdad todas las fuerzas y el apoyo.

Lo bueno de ser humanos es poder compartir entre todos los sentimientos,a�n cuando nisiquiera nos conocemos y a pesar de las distancias.

Caracasrefurbished

Mafalda dijo...

Hg.. hace un mes me paso a mi y estoy aqui para recordar las palabras que en algun momento te comente cuando tu pasabas por esta terrible situacion, conchale ha sido muy dificil Hg, nunca habia pasado por algo similar y siento en mi alma un vacio demasiado grande, no se como ayudar a mi mama, solo me limito a darle animos y a estar con ella,pero ahora si te digo con toda certeza que te entiendo perfectamente..

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde! y aunque en muchiiiisimas ocasiones le dije cuanto lo amaba hoy sencillamente me hace falta decirselo otra vez, quisiera darle un abrazo :(

bueno, me voy.. un besito para ti!!