20050323

Santa Semana

Contar los 4.268 listones de madera que había en el machihembrado nunca fue excitante, pero los primeros tres intentos de hacerlo lograban al menos distraerme. El reloj en el fondo se movía tan lento que siempre creí que las agujas giraban en sentido antihorario. Dos puestos más adelante, un anciano buscaba todo el tiempo la forma de disimular quedarse dormido, mientras una madre en el banco a mi izquierda luchaba por hacer que su pequeño hijo se levantara del suelo.

Un soplo de aire -que bastante falta hacía- llegaba de vez en cuando desde una de las puertas laterales que daba hacia la calle, trayendo consigo los sonidos de los niños que jugaban a lo lejos en una plaza. Los envidiaba por ser libres en ese momento mientras yo tenía que soportar lo tedioso de la ocasión. Además, la pésima calidad del sistema de sonido junto a las reverberaciones que se producían por doquier hacían casi imposible entender lo que el Padre intentaba decir desde su púlpito. Algunas personas tenían cara de que lograban descifrar claramente las palabras que llegaban a sus oídos y hasta parecía que les interesaba lo que escuchaban, pero yo nunca supe cuál era el método secreto para hacerlo. Me hubiese gustado conocerlo... tal vez así me habría aburrido un poco menos.

Esto se repetía en cada misa dominical que no lograba evadir. Sin embargo, muchas veces no era necesario entender el sermón para saber más o menos de qué se trataba. En Semana Santa, por ejemplo, cada sermón seguramente era uno de esos que comenzaba con la frase: "Semana Santa es una época para la reflexión... ", y que luego se extendía sobre este tema. Cada discurso realizado en ó para esta particular semana comienza de esa manera. Lo interesante de esa frase es que no está reservada únicamente para el clero, sino que también la utilizan editoriales de periódicos, miles de artículos de opinión y hasta gobernantes en sus mensajes para llamar a la precaución de los viajeros. Lo curioso de la frase, es que el 10% de los que la predican realmente reflexionan en Semana Santa, y mucho menor es el porcentaje de los que la escuchan y la practican. Lo cierto es que no debería ser Semana Santa la época para reflexionar, sino cada día del año; aunque entiendo que a lo que se refieren es a meditar sobre Jesucristo y todo lo que se conmemora en la Semana Mayor.

Lo que me causa gracia es que hasta se deja de trabajar en esta época para que la gente pueda realizar sus prácticas religiosas libremente, pero las únicas prácticas que en verdad realizan son las recreativas (y no los culpo, yo sé lo aburrido que puede llegar a ser esa otra opción). Son especialmente graciosos los mensajes que ya mencioné de los gobernantes para que los que van a viajar lo hagan con la prudencia debida. En estos días leí uno que comenzaba de la forma que ya expliqué para al final dar las recomendaciones típicas de no correr, no beber mientras conduces, etc. ¿Por qué mejor no se ahorran la nada original oración inicial y van directo al grano? Dudo mucho que los viajeron vayan a sus respectivos destinos con la intención de reflexionar sobre la Semana Santa. ¿Acaso es coherente que un turista en medio de la playa, con una piña colada en la mano y una mujer en bikini en frente diga: "¡Vamos a meditar sobre la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo!"? De los que de verdad van a reflexionar en esta semana, muy pocos van a viajar; y aquellos que viajarán y desean meditar sobre motivos religiosos, pues dudo mucho que busquen palabras de aliento en trípticos gubernamentales.

Son cosas como estas las que me recuerdan lo ilógico que puede llegar a ser a veces la lógica de muchas personas. ¿O soy yo el incoherente?

En cuanto a las tediosas misas dominacales, poco a poco fui dejando de ir cada semana, a pesar de la insistencia de mis padres. No tengo nada en contra de las personas que se apasionan por la "celebración de la Eucarastía", pero esto no es algo para todo el mundo. Yo creo en Dios, mas pienso que cada quien debería demostrar su fé a su propia manera. ¡Ojala algún día la humanidad pueda llegar a esta conclusión y deje de matarse por causas religiosas! Por ahora, veo lejano ese día.

Canción recomendada: Lifehouse - "Hanging by a moment".

Película recomendada: "The Passion of the Christ". Muy cruda, pero con una muy buena dirección poco común en este tipo de películas. Aclaro que no soy fanático de las películas religiosas.

- ¡Qué disfruten sobrevivir una Semana Santa más!

-H.G.

8 comentarios:

SunriseTkila4Two dijo...

Hola! Es cierto,la tan usada frase 'reflexiona en esta Semana Santa' no siempre es aplicable!
Saludos desde Los Angeles!

RoRRo dijo...

Sleepwalker! Gracias por pasar por Béisbol Report y por Luz! Cámara! ...SPLAT!

La lista de películas a la derecha son mis favoritas. Haz click para que veas la lista de cada año...

Saludos!

Isthar dijo...

Tienes razón estas cosas, como otras muchas, no dejan de ser incoherentes. ¿Acaso casi todo el mundo celebra la Navidad en función de algo que no sea comer, beber, y recibir regalos?

Se desvirtúan las razones para acabar simplemente con las excusas...

Yo no soy creyente, pero concibo la fe como algo que debería ser personal y propio.

Anónimo dijo...

Coincido en que deberían dejar de usar frases trilladas y dejarse de excusas como "semana santa es tiempo de reflexión" para expresar lo que verdaderamente quieren. Yo soy creyente, pero creyente a mi modo, mi fe y mi religión no se basa en una semana del año, sino en aquellos momentos en que verdaderamente reflexiono (y no es necesariamente en esta época, ni dentro de una iglesia).

No sé que tan coherente puede ser mi opinión respecto a este tema, algunas "personitas" dicen que mi lógica es muy extraña..pero al final de todo es mi lógica y me ha funcionado.
Saludos

Anónimo dijo...

Coincido en que deberían dejar de usar frases trilladas y dejarse de excusas como "semana santa es tiempo de reflexión" para expresar lo que verdaderamente quieren. Yo soy creyente, pero creyente a mi modo, mi fe y mi religión no se basa en una semana del año, sino en aquellos momentos en que verdaderamente reflexiono (y no es necesariamente en esta época, ni dentro de una iglesia).

No sé que tan coherente puede ser mi opinión respecto a este tema, algunas "personitas" dicen que mi lógica es muy extraña..pero al final de todo es mi lógica y me ha funcionado.
Saludos

H.G. dijo...

Gracias a todos por tomarse la molestia de dejar sus comentarios. ¡Es bueno saber que otras personas piensan lo mismo que tú!

Saludos!

Mari_posita dijo...

al fin aprendi a usarlo!!!!!! ya creia q mi ignorancia no daba para mas :(. excelente este blog, a mi tambien me da ladilla ir a misa pero no porque no crea sino porque me aburre y me da sueño, en cuanto a las semana santa no se q pensar x q ya se ha transformdao al menos en nuestro pais en una semana zangana lo cual no se si es bueno o malo o simplemente es un signo d deterioro d la sociedad o d avence mo c???
PD:como siempre excelente tu redacción y tus temas aunque mi favorito sigue siendo el d viaje al pasado :)

Aylen dijo...

Lo más triste de todo es que haya personas que utilicen la fe de otros para sus propios fines. Después no deberían extrañarse si cada vez es menor el número de personas que acude.
La verdad es que estos días son más una excusa para montar festejos que para nada más.

Un abrazo