20050820

Guardianes entre el Centeno

El seco sonido del disparo alarmó a la muchedumbre que se encontraba en los alrededores del Dakota, el edificio donde ocurrió la tragedia. Decenas de personas huyeron despavoridas asustadas por lo que habían escuchado. El cuerpo agonizante de la víctima cayó al suelo mientras se desvanecía su último aliento de vida. La mujer de rasgos asiáticos se postró entre gritos junto al cuerpo de su pronto-a-ser difunto esposo. El hombre que apretó el gatillo observaba todo sin creer aún en lo que había sido capaz de hacer. Allí lo encontraron inmóvil los oficiales de la policía cuando llegaron al lugar de los hechos. En una de sus manos estaba el arma homicida, con la otra sostenía un libro. En el suelo yacía un álbum autografiado segundos antes por la persona que ahora se encontraba muerta sobre la acera. El año era 1980. La ciudad: Nueva York. La víctima no era otra que John Lennon. El libro: “El guardián entre el centeno” (The Catcher in the Rye), de J. D. Salinger.

Era el libro favorito de Mark David Chapman -asesino de Lennon- y de cientos de miles de personas más. La copia que hallaron en sus manos en el momento que lo apresaron la había comprado horas antes y la utilizó como guía para recorrer los mismos lugares de Nueva York que fueron visitados por el personaje central de la obra. Según declaró horas después de su famoso crimen, una gran parte de él sentía que era como Holden Caulfield, el protagonista del libro; y la otra pequeña parte de él debía ser el mismísimo Demonio. Historias como estas son las que rodean a la obra maestra de Jerome David Salinger, como también la película “El Complot” (Conspiracy Theory), donde el personaje principal fue entrenado por la C.I.A. para ser un asesino y está obsesionado con este libro. ¿Es que acaso leer “El guardián entre el centeno” despierta tus instintos asesinos? ¿Por qué gusta tanto esta novela?

Siempre tuve curiosidad por leer este libro y ver qué tenía de especial. Luego de haberlo leído más de una vez puedo decir con propiedad que de especial tiene mucho. Por todo lo mencionado antes, se podría pensar que se trata de un libro que incita a la violencia, pero en realidad no es así. De hecho, si incitara a la violencia no sería lectura obligatoria en el sistema educativo de los Estados Unidos desde hace mucho tiempo. La novela trata sobre un adolescente, Holden, que siente que no encaja con nada ni nadie y que considera que la sociedad está llena de gente falsa y vacía. En el relato, el joven rebelde es expulsado del internado donde estudia por bajas calificaciones, pero se escapa de allí tres días antes de la fecha final de clases para ir a visitar Nueva York. Durante su estadía en la Gran Manzana, vive una serie de experiencias que lo harán reflexionar sobre el sentido de todo. Está maravillosamente escrito, al punto de que no provoca dejar de leerlo hasta terminarlo (se puede leer en una sola tarde) y está repleto de numerosos detalles por los que vale la pena releerlo una y otra vez, uno de los mejores es el nombre de la obra, el cual se refiere a un poema de Robert Burns que dice: «Si un cuerpo coge (encuentra) a otro cuerpo, cuando van entre el centeno...», ya que en un pasaje de la obra, la pequeña hermana de Holden le pregunta a él qué le gustaría ser, y él le responde citándole ese verso y agregando que al escuchar este poema, siempre se imaginó a un grupo de niños jugando en un campo de centeno al borde de un precipicio, y que a él le gustaría ser un guardián entre el centeno que los protege de caerse por allí. El guardían entre el centeno no es el libro favorito de asesinos solamente, sino también de personalidades como Bill Gates, Winona Ryder, Pete Sampras, Billy Joe (vocalista de Green Day) y muchos otros. Green Day tiene una canción titulada: “Who wrote Holden Caulfield?” y Billy Joel menciona al libro en “We Didn't Start the Fire”.

Este es uno de esos libros que al terminar de leer te gustaría que el protagonista existiese de verdad y que fuese tu amigo, o que te gustaría conocer al autor, ya que algo de él debería haber en la personalidad de su protagonista, ¿cierto? Lamentablemente, J. D. Salinger, quien aún vive, no es una persona digna de conocer. Es un ermitaño quien vive aislado del mundo, no concede entrevistas, no atiende a sus fanáticos y su vida ha sido deprimente. A pesar de la inmensa cantidad de fanáticos que tiene The catcher in the rye, nunca jamás se ha hecho una película sobre el mismo porque Salinger odia a Hollywood y se niega a vender los derechos (cuando muera, los productores de la meca del cine se darán banquete tratando de comprar los derechos a sus herederos). Sin embargo, se han hecho muchísimas películas inspiradas o relacionadas con el famoso libro, como por ejemplo Igby Goes Down¸(Las locuras de Igby); Una Buena Chica (A good girl), en la que Jake Gyllenhaal, el amante de Jennifer Aniston en la película, es aspirante a escritor y se hace llamar Holden; la misma El Complot (Conspiracy Theory); Chasing Holden, en la que D. J. Qualls (Road Trip, The New Guy, el video de “I’m Just a Kid” de Simple Plan) recorre Estados Unidos para ir a visitar a Salinger, y muchas más.

En definitiva, The catcher in the rye es un libro que deja una huella profunda en la mayoría de las personas que lo leen. Se podría argumentar que esto se debe a la forma en la que está escrito, o por la simbología que se utiliza en la obra, o por diez millones de razones más; pero yo diría que la razón fundamental es porque todos tenemos algo de Holden Caulfield en nosotros mismos. En el fondo… todos somos Guardianes entre el Centeno.



“Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield*, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Primero porque es una lata, y, segundo, porque a mis padres les daría un ataque si yo me pusiera aquí a hablarles de su vida privada. Para esas cosas son muy especiales, sobre todo mi padre. Son buena gente, no digo que no, pero a quisquillosos no hay quien les gane. Además, no crean que voy a contarles mi autobiografía con pelos y señales. Sólo voy a hablarles de una cosa de locos que me pasó durante las Navidades pasadas, antes de que me quedara tan débil que tuvieran que mandarme aquí a reponerme un poco. A D.B. tampoco le he contado más, y eso que es mi hermano. Vive en Hollywood. Como no está muy lejos de este antro, suele venir a verme casi todos los fines de semana. El será quien me lleve a casa cuando salga de aquí, quizá el mes próximo. Acaba de comprarse un «Jaguar», uno de esos cacharros ingleses que se ponen en las doscientas millas por hora como si nada. Cerca de cuatro mil dólares le ha costado. Ahora está forrado el tío. Antes no. Cuando vivía en casa era sólo un escritor corriente y normal. Por si no saben quién es, les diré que ha escrito El pececillo secreto, que es un libro de cuentos fenomenal. El mejor de todos es el que se llama igual que el libro. Trata de un niño que tiene un pez y no se lo deja ver a nadie porque se lo ha comprado con su dinero. Es una historia estupenda. Ahora D.B. está en Hollywood prostituyéndose. Si hay algo que odio en el mundo es el cine. Ni me lo nombren.”

[Párrafo con el que comienza El Guardián entre el Centeno]

* Por si acaso, aclaro que acá se refiere es al libro de Charles Dickens, no al famoso mago ex-novio de Claudia Schiffer.



Canción para acompañar:

* The Beatles - "Eleanor Rigby" (Excelente, como todo lo de ellos)

Película recomendada de la semana:

* "El Complot (Conspiracy Theory)" (1997) [7/10]. Director: Richard Donner. Cast: Mel Gibson, Julia Roberts.

-¡Qué disfruten sobrevivir una semana más!

-H.G.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

You are making good job!
Keep up the super articles!

discount cialis

Anónimo dijo...

Your blog is one of the nicest ones I have seen in a long while, great job!
Cash Advance
Payday Loans

Anónimo dijo...

The Big Picture
Carl Zimmer is the author of several popular science books and writes frequently for the New York Times, as well as for magazines including The New York Times Magazine, National Geographic, Science, Newsweek, ...
Hi, you have a great blog here! I'm definitely going to bookmark you!
esophagus cancer site covering esophagus cancer related stuff.

Anónimo dijo...

I was surfing for stuff and came across your blog. Not what I was looking for but I've left an invitation for you to visit me if you are into weight control. Let me know what you think.

Anónimo dijo...

You are making good job!
Keep up the super articles!

discount cialis

H.G. dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
H.G. dijo...

Spam! Me encanta el spam!

Rozanel dijo...

Ouch!!
Ya muero de curiosidad por el libro jaja!!

H.G. dijo...

Como ya me obstiné del spam, activé el filtro antispam, por lo que ahora es un poco más latoso dejar comentarios. Sin embargo, creo que vale la pena el esfuerzo con tal de librarnos de las propagandas futiles.

Gracias y disculpen las molestias causadas!

CURRUSA dijo...

Hola! por acá estoy para repetirte que esta bueno tu post, y que está muy bien escrito como de costumbre. Ah! y también aprovechando para probar el antispam, espero que te funcione!
Saludos!!! ;-)

Isthar dijo...

Hace mucho tiempo que leí ese libro, es de los que resultan de lectura obligatoria durante el instituto. No fue de los que más me marcó, pero supongo que todo depende del momento en que te pille al leerlo. Hace poco releí Damian y me dijo más cosas que la primera vez. Y a veces me pregunto si volver a leerme "El lobo estepario", el libro que más me marcó en mi adolescencia, sería romper la magia que en su momento dejó en mi vida.

Quizá me decida a leer de nuevo "El guardían entre el centeno" ;)

Holden dijo...

Creo que no te sorprenderá que te diga que yo adoro ese libro. Algun dia contaré quién me lo regaló y por qué, y por qué me gusta tanto. Me ha encantado tu post. Un abrazo

punkserastu dijo...

Sí hermoso post... ojalá pueda conseguirlo, creo que me gustará... Dios, esto ya lo he dicho antes, pero que jodidamente hermosa la melodía de tu blog...

Luna dijo...

Hola Horacio!
Definitivamente, me tengo que leer ese libro. Anotado en la agenda!
Yo creo que todos además de ser en parte Guardianes entre el Centeno, también somos como los niños entre el centeno, o más bien, nuestra vida es como un recorrido entre el centeno, ya que no conocemos ni preevemos todo aquello a lo que nos enfrentaremos, pero allí estamos; y cuando conocemos algo más, procuramos proteger a quienes no han pasado por allí, sin embargo, es necesario el recorrido así como el encuentro con los Guardianes. Es la manera de crecer por dentro.
Y Eleanor Rigby siempre es muy buena elección! :-D

Un abrazo!

Ceci dijo...

¿Sabes?
Creo que El Guardián del centeno fue uno de los precursores del fenómeno blogger. Te aseguro que no me perdería ninguno de sus post, tal como no me pierdo o trato de no perderme los tuyos.

Elisa de Cremona dijo...

de acuerdo con ceci... no puedo agregar nada más, sólo unos besos

H.G. dijo...

Hola Rozanel, Currusa, Isthar, Holden, David, Luna, Ceci y Elisa. Muy agradecido estoy por sus comentarios.

Que tengan una buena semana!

Un abrazo!

Mariu dijo...

Esto sí se parece más a ti. Cuando lea el libro te dejaré un mejor comentario referente a tu post, seguramente te lo diga y no lo escriba aquí (como dices tú: Por ser yo).

Saludos!!

Nostak dijo...

¡Ala!, ¡Otro libro que comprá". Leyéndoles se me va a ir la paga en libros (claro, que eso no es malo, ¿no?).

HG, como siempre, :D

H.G. dijo...

Un placer tenerte por acá de vuelta, Nostak. ¿Cómo estuvieron tus vacaciones?

Saludos

(Happy frog) dijo...

Ya te comenté el asunto con este librito.Creo que este post me ha abierto muchas más pistas y dudas,por lo que iré a comprarlo tal vez mañana junto con "El coleccionista" de John Fowles.
La historia detrás de este libro,en cuanto a autor,y fanáticos,no puede ser otra.Es un libro único y por ello su historia también lo es.
No es demasiado conocido por acá tampoco,tal vez un poco más que allá,pero nada muy distinto.La gente tiene tiempo para leer otras basuras.No suelo ser intolerante,pero en estos casos me pongo pesada.Hablo de gente tan superficial como la que lee los best sellers espirituales y tal.Lo vacías que están sus vidas me abruma.
Un beso grande Horacio,y siento mucho haber ofendido a cualquiera que haya leído este post.Gustos son gustos, reconozco que me excedí.Claro,podría editarlo,pero reprimir opiniones también es exceso.

Anzyta dijo...

Cai en tu blog buscando datos de "el guardian entre el centeno"
lo estoy leyendo y me encanta :)
me gusta mucho tu blog,
un abrazo-