20071004

Brillo Desgastado

A veces, no importa cuánto hayas soñado y luchado por obtener algo, es posible que el tiempo y la costumbre logren hacerte olvidar cuánto te costó conseguirlo. Puede que inclusive llegue el momento en el que des por sentado el hecho de que lo tienes. Simplemente es tuyo y punto, y por ende, ya no te esfuerzas por cuidar y conservar aquello que posees. Peor aún, dejamos de maravillarnos de sus cualidades -que han sido desgastadas por la cotidianidad- y cada vez nos cuesta más recordar qué fue lo que nos hizo querer tanto ese algo desde un principio. Nos enfocamos en otros sueños y también en otros problemas, y dejamos a un lado el velar por mantener lo que ya está con nosotros, bien sea algo material o etéreo.

Como sucede con todo lo que descuidamos, es muy probable que, tarde o temprano, aquello que alguna vez tanto anhelábamos, deje de acompañarnos. Es posible inclusive que, en un primer momento, pretendamos que no nos importa. Después de todo, habíamos aprendido a vivir sin brindarle atención a eso que perdimos. Sin embargo, es a partir de este momento que comienza un lento proceso de contrición en el cual caemos en cuenta de nuestros errores.

A medida que pasan los días, vamos extrañando más y más no sólo a sus atributos más espectaculares, sino sobretodo a aquellos que habíamos llegado a considerar insignificantes. Añoramos los pequeños detalles que nos conqusitaron desde la primera vez, pero que la rutina se encargó de quitarles su brillo. Deseamos una nueva oportunidad para hacer las cosas bien y demostrar que hemos aprendido la lección. Oportundiad que tal vez nunca llegue.

Así es la vida y así somos los seres humanos. Todos hemos vivido algo así, pero sólo algunos han aprendido a evitarlo. Yo aún estoy en eso.

8 comentarios:

Lizzy dijo...

Y así es. ¿Por qué no encontramos nunca tiempo para hacer las cosas que nos importan? En aras de lo urgente sacrificamos nuestras pasiones y posponemos nuestras ilusiones para una mejor ocasión, hasta que un día nos despertamos con la sensación de que nuestra vida no nos pertenece.

Te felicito por tu blog. Deberías considerar el escribir como algo más serio y no como solo un hobby. ;)

Di dijo...

Es imposible estar más fascinada y conmovida por cada palabra de este blog (no solo este post ok)
La vida, en sus detalles, nos obliga a pensar en lo que queremos y en lo que hacemos, nos hace comparar si la manera como vivimos es la que en realidad nos hace felices... Y nosotros, por miedo, decidimos ignorar eso, y seguir adelante hasta que ya no hay opciones, solo una linea recta y predecible.
Te repito, estoy encantada con tu blog... Visítame cuando quieras ok. Besos

H.G. dijo...

Lizzy: Te agradezco mucho tu comentario y tu sugerencia. De verdad que me gustaría hacer eso que dices, pero no sé cómo puedo hacerlo. Saludos y bienvenida eres por este rincón.

Di: Me alegra mucho que te haya gustado este blog. Muchas gracias por tus palabras.. Ya visité el tuyo y me pareció excelente el post del arcoiris. Luego, prometo volver para leer tu blog ocn más calma.
Un abrazo y bienvenida también!

MafitA dijo...

Con que buena frase que cerraste, muy buen post y despues de todo, nada dura toda la vida!!

SaludoS

Ana dijo...

Tienes tanta razón, es que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, suertudos los que saben evitar esa situacion.
Saludos.

Ivana Carina dijo...

Con respecto a tu post, pasa lo mismo cuando hacemos realidad una ilusión.
Y la rutina si que va matando todo brillo...
Me encanta la canción interpretada en piano, ¿de quién es?
Me encantó tu blog. Pasearé a menudo...
Saludos desde la Patagonia Argentina!!
Ivana.-

Psique dijo...

Por eso no hay que perder el don del asombro , ni caer es costumbres ... yo creo que lo que perjudica todo es esa mala maña de "acostumbrarse" una vez que caes en la costumbre, pierdes las ganas, la motivación y la ilusión por descubrir lo nuevo.

Pero no me creas, yo tambien eztoy aprendiendo.

Saludos!

Jiral dijo...

buenisimo!!! demasiado insight, pareces psicologo! jejje... un beso!!!